Los arreglos florales, perfectos para aportar color a tu hogar

A veces las soluciones decorativas más sencillas son las que mejor funcionan y las que tienen que ver con la naturaleza resultan siempre un acierto. Los arreglos florales es el broche de oro en cualquier diseño de interior.

 

Un arreglo floral es siempre protagonista. Y es que, pongas donde lo pongas, en el recibidor, el salón, el comedor o el baño, un ramo de flores siempre decora y añade color y frescura a tu casa. Hay infinidad de soluciones para arreglos florales y cada uno de ellos aportarán un toque natural y desenfadado.

 

En el blog de hoy, te hablamos de tres tipos de arreglos florales diferentes con los que poder aportar color y frescura a tu hogar.

Arreglo floral de hojas verdes

Ramas sin flores. Una clásico. Las ramas con hojas todavía verdes son un aliado perfecto para crear un adorno muy natural. Alterna ramas diferentes, de distintas alturas y formas variadas. No caigas en el error de no ponerla con agua; piensa que la rama todavía está viva. Puedes probar a ir cambiando la especie e ir eligiendo diferentes tipos de ramas; cada una dará un aspecto distinto a tu casa.

Arreglo floral de flores frescas

Los ramos de flores frescas son ideales si quieres un estilo más clásico y elegante. Con ellas puedes hacer interesantes juegos con sus colores y sus tamaños y, además, son las que mejor conservan su color y su potencia. También puedes optar por una composición de flores más sencilla, colocando una única flor; máximo dos. Para nosotras, cuanto más pequeñas mejor.

 

Eso sí, con los arreglos florales de flores frescas hay que estar más pendiente de los arreglos florales de flores frescas, así que, vigila el ramo y retira las flores mustias, pues un ramo “pocho” es muestra de descuido. Para poder mantener el ramo de flores frescas mejor, te recomendamos cambiar el agua con frecuencia (puedes también utilizar aditivos para esta) y ve recortando con frecuencia los tallos que veas que no están bien.

Arreglo floral con flores secas o preservadas

Hay que saber diferenciar las flores secas de las preservadas, ya que el tratamiento es totalmente diferente.  Las flores preservadas son flores 100% naturales que, una vez cortadas, se someten a un proceso deshidratación. Parecen flores naturales, pues conservan su olor y apariencia, pero no necesitan agua. Es una solución perfecta si eres de esas personas a las que se les da mal la jardinería y quieres que tu casa se inunde del aroma y la frescura de las flores.

 

Las flores secas son también una solución muy resultona para eso y siguen siendo una tendencia de diseño floral. Prueba a reunir ramas y flores secas y mezclarlas; pueden ser de diferente tamaño y de diferente especie de árbol. Si apuestas por reunir pocas, lo mejor es que crear un arreglo floral que tienda a ser vertical y llamativo. Si reúnes una buena cantidad prueba a hacer uno más amplio y que abarque mucho espacio.

 

Escojas la opción que escojas, es el arreglo que más te recomendamos. Y es que, además de aportar textura, son una solución sostenible, ya que estos arreglos florales requieren menos mantenimiento y son más duraderas.

Escoge un buen jarrón

La elección de los jarrones tiene que ver con los gustos personales. Hay infinidad de jarrones de diseño que se pueden adaptar a tu estilo; los hay de diferentes colores y formas, tal y como te mostramos en las imágenes. Todos pueden acoger un bonito ramo o un par de flores y, si los mezclas, el efecto es sorprendente.

Written by: Marta Peralta