Cinco ideas para decorar las mesas de centro de tu salón

Las mesitas de centro son una pieza clave en la decoración de tu salón, por eso es importante que esté cuidada y bien decorada, pues definirá el estilo de la estancia en un primer vistazo.

 

En este blog te enseñamos cinco ideas para decorar las mesas de centro de tu salón. Pero, antes de empezar, te queremos dar una serie de consejos a tener en cuenta antes de nada.

Ten en cuenta el tamaño de la mesa

No es lo mismo decorar una mesa redonda que una rectangular, ni una grande que una más pequeña. Si es grande, evita los elementos muy pequeños, ya que al final tendrás que optar por poner muchos elementos decorativos para cubrirla y acabará quedando un batiburrillo sin sentido; por el contrario, si es pequeña, no coloques objetos grandes porque se verá muy descompensada.

La regla del tres

Esta regla establece que los accesorios deben de estar agrupados en números impares, lo que hace al conjunto más dinámico que si los agrupas de dos en dos. No obstante, hay ocasiones en las que un solo elemento decorativo puede ser suficiente para la decoración de una mesa.

Juega con las alturas

Es importante repartir el peso visual  de los elementos decorativos, ya que lo que se busca es crear pequeñas viñetas de accesorios grandes, cortos y medianos. Para ello, escoge un elemento principal que actué como punto focal y colócalo en un lado de la mesa y coloca los objetos más pequeños en el resto de la mesa. En cuanto a la altura se refiere, si combinas varios objetos de distintas escalas puedes ganar sensación de movimiento.

Usa diferentes materiales

No tengas miedo de variar en tamaños, texturas y brillos, es lo que le dará luz y originalidad a la decoración de tu mesa de centro. Eso sí, es preferible evitar decorar con objetos del mismo material que esta. Si todo luce igual, parece que nada resalta.

Mantén la decoración simple

No abuses de la decoración. La decoración de la mesa de centro debe de ser sutil y aireada, que llame la atención y que sume a la estancia para hacerla más bonita.

Procura que guarde un equilibrio decorativo

A la hora de decorar la mesa de centro ten cuenta el estilo de la habitación. Si predominan los tonos neutros, no incluyas colores llamativos o chillones, sino la mesa se convertirá en el centro de atención, quitando protagonismo al resto de la decoración. 

Una vez tengamos presente estos consejos, podemos proceder a escoger la decoración de nuestras mesas de centro.

Libros

No hay nada más típico en la decoración de una mesa de centro que los libros. Estos siempre lucen genial, especialmente cuando son de alguna edición especial o que tenga una portada que llame la atención.

 

Añade libros de tamaños y temas diferentes para que la decoración se vea usual. Elígelos de arte, diseño, decoración, fotografía o moda que suelen ir bastante con el estilo que buscamos. Puedes también usarlos como base para colocar algún objeto decorativo.

Flores decorativas

Si quieres conseguir una decoración natural, agrega flores a tu composición. Al colocar un elemento vivo en tu mesa de centro, además de darle un toque fresco a la composición, podrás crear varias alturas y suavizar los accesorios con texturas más pesadas. Haz un ramillete de flores de temporada o usa plantas resistentes cómo cactus o suculentas.

Velas aromáticas

Cuando un espacio huele bien, todo lo de alrededor resulta completamente diferente, la percepción del espacio se transforma, permitiendo así crear un ambiente de confort. Por eso, te recomendamos que coloques alguna que otra vela aromática en tu mesa de centro.

Arte y artesanía

El arte y la artesanía son dos elementos típicos para decorar las mesas de centro. Por eso, si quieres que la mesa de centro tenga un aire más especial y personal, busca ese jarrón o pieza de arte que tenga gran peso visual y que se salga de lo común. Puede ser un objeto personal al que tengas cariño o un recuerdo de un viaje.

Bandejas y cajas

Decorar la mesa de centro con una bandeja siempre es buena opción gracias a la infinidad de tonalidades, tamaños y materiales que puedes elegir. En ella, puedes colocar uno o varios elementos decorativos, como figuras o velas; de esta manera, conseguirás una composición ordenada y equilibrada.

 

También puedes incluir en la decoración de tus mesas de centro algunas cajas pequeñas que sirvan para almacenar los objetos que utilizamos normalmente pero no queremos que se vean, como los posavasos o los mandos de la televisión.