Claves para elegir la cama perfecta para tu dormitorio

Según los expertos, es necesario dormir 8 horas diarias para que tu cuerpo pueda tener suficiente energía para afrontar el día siguiente. Para eso, es fundamental elegir con detenimiento cada uno de los elementos que conforman el dormitorio. Y es que esta estancia es el santuario del descanso.

 

Y ya no solo eso, ¿quién no ha deseado tener una cama de revista? En el blog de hoy te hablamos de algunos trucos para poder conseguir un dormitorio bien equipado y bien decorado.

Un buen colchón

Lo primero en lo que uno tiene que pensar antes de vestir la cama es en el colchón. Y es que, su elección repercutirá directamente en tu descanso y en la calidad de tu sueño. Sabemos que lo habrás oído hasta la saciedad, pero es necesario dormir 8 horas diarias para que tu cuerpo pueda recuperarse y para tener suficiente energía para afrontar el día siguiente. Por eso, te recomendamos que, antes de que se te vaya todo el presupuesto en la ropa de cama, inviertas  en un colchón de calidad.

Sábanas blancas

A la hora de vestir una cama, le damos más importancia a las fundas nórdicas, los cojines y al plaid, por lo que lo mejor es utilizar sábanas blancas para que estos elementos decorativos destaquen sobre ellas y conseguir el objetivo que queremos: tener un dormitorio de revista.

Almohadas

Para conseguir una cama de revista, te recomendamos colocar las almohadas de forma vertical, es decir, reposadas en la pared o el cabecero de la cama en lugar de estiradas sobre el colchón; aportará un plus a la apariencia de tu dormitorio. En cuanto a los colores, puedes dejarlas blancas para dar mayor protagonismo a los cojines o bien optar por ponerlas del mismo color que la funda nórdica para que contrasten con el cabecero.

Fundas nórdicas

La regla básica para que el conjunto resulte de lo más tentador es elegir materiales suaves y agradables, como el lino. Además, para conseguir una cama limpia y fresca, a la vez que esponjosa y amorosa, te recomendamos que dejes atrás los colores estridentes y los estampados recargados y optes por fundas nórdicas de tonalidades suaves o lisas para conseguir la serenidad en el dormitorio; ya añadirás tu toque personal con los cojines.

Cojines combinados

Los cojines son los elementos decorativos que permiten mayor creatividad y originalidad, además de aportar ese ambiente acogedor que todos ansiamos. Eso sí, no vale con lanzar cuatro cojines de cualquier manera; estos deben tener algo en común, ya sea la gama cromática o el estilo.

 

Te recomendamos que optes por colocar los cojines lisos detrás y sobre ellos los estampados. Puedes dar el toque final colocando uno alargado delante de todos, tal y como te enseñamos en estas imágenes.

Plaids que añadan color

Además de unas buenas sábanas, un plaid da mucho juego a la hora de decorar el dormitorio, ya que es un elemento que aporta un toque desenfadado al conjunto y tiene la capacidad de impregnar de personalidad una cama. Si queremos ser elegantes y aspirar a la perfección, hay que cuidar cada detalle, por lo que te recomendamos que optes por un plaid fabricado con materiales que aporten calidez y suavidad y con una tonalidad o estampado que contraste con el resto de textiles que visten tu cama.

Un cabecero

Siempre que el espacio te lo permita, un cabecero es un complemento perfecto para diferenciar un dormitorio de otro, pues con él añadirás tu toque personal al dormitorio. Los de ratán, madera o fibras naturales vienen pisando fuerte, sin embargo, los cabeceros tapizados en tonalidades neutras, e incluso terrosas, les están cogiendo la delantera.

Written by: Marta Peralta