Cómo elegir un buen sofá para tu salón

Un sofá no es sólo un mueble de nuestro hogar, es EL mueble. Es donde nos relajamos después de una larga jornada laboral, donde recibimos a nuestras visitas, es donde te quedas dormido después de comer y por eso nos encanta hablar de lo maravilloso y cómodo que es con los demás. En definitiva, es la pieza de mobiliario de la que más sentimos orgullosos.

 

Cuando queremos adquirir un nuevo sofá, muchos no sabemos exactamente qué queremos. Sin embargo, muchas veces acabamos cometiendo gran cantidad de errores en la compra de este mueble.  Y es que muchos adquirimos el sofá sin saber sus medidas y, cuando llega a casa, nos sorprendemos al ver que, o no cabe en el salón o este se queda vacío porque hemos comprado un sofá pequeño.

 

La elección de sofá es una de las decisiones más importantes a la hora de amueblar una casa, ya que es parte esencial de la comodidad del hogar. No hay nada peor que darte cuenta de que has escogido un sofá incómodo, demasiado grande o demasiado pequeño. El mejor sofá será siempre el que cubra tus necesidades, en el que te sientas cómodo y que llene ese espacio que ocupa en uno de nuestros espacios favoritos de nuestro hogar: el salón. Por eso te contamos las claves para acertar.

Funcionalidad y uso

Para empezar, debemos tener muy en cuenta el uso que vamos a hacer del sofá. Si ese uso va a ser diario y continuado, no nos engañemos, lo mejor es elegir un sofá cómodo, que no siempre es sinónimo de estético. Por lo general, cuando un sofá tiene un diseño espectacular, no suele ser muy cómodo y, cuando comodidad y diseño van de la mano, es importante hacernos a la idea de que tenemos que contar con un buen presupuesto para comprarlo, pues el precio será elevado.

 

Si buscas un sofá para el salón y vas a darle mucho uso, debe ser cómodo tanto para sentarse como para tumbarse. Por eso, lo ideal es que los brazos sean mullidos, a menos que hablemos de un sofá que no va a tener demasiado uso, en cuyo caso cualquier brazo es bueno. Si el sofá va a ser simplemente decorativo, lo mejor es que sea cuanto más original mejor.  

Espacio

Después de definir su uso, con el metro en la mano, tendremos que medir el espacio que tenemos para el sofá y el hueco de las puertas por donde tiene que pasar, pues no es lo mismo tener una habitación en la que crear un espacio de estar con un sofá cama para las visitas, que sea para el dormitorio o si se trata del sofá que vas a colocar en el salón. Además, dependiendo del espacio será mejor contar con conjuntos más pequeños, de dos plazas combinados con sillones individuales.

 

Tampoco hay que olvidar que esta pieza de mobiliario ocupa mucho espacio en una estancia, por lo que si no contamos con muchos metros, lo mejor es que no sea demasiado ancho.

 

Si el espacio no es un problema, los chaise longue son una gran elección, ya que ofrecen mucho espacio para sentarse y  son muy cómodos gracias a su amplitud. Para salones medianos, una buena opción son los conjuntos de dos plazas y tres plazas.

Tapicería

Está claro que la tapicería debe responder a tus gustos, pero también hay que pensar en la limpieza y el mantenimiento. Si hay niños en casa, es mejor optar por colores más sufridos y por tejidos de fácil limpieza.

 

El color también ayuda a conformar el ambiente del salón. Los colores claros amplían ópticamente el espacio mientras que los colores oscuros y los estampados grandes tienen el efecto contrario.