Trucos para conseguir un recibidor que deje sin habla

El recibidor es una estancia que tiene mucho que aportar y que decir en la decoración de interiores y en la rutina familiar. Además, es la carta de presentación de nuestra casa hacia el exterior, por ser lo primero que ven nuestras visitas, así que, además de ser una estancia funcional y práctica que se adapte a las necesidades de toda la familia, también necesita ser estético. Cada recibidor es único, por lo que no todo sirve para todos como si fueran puras matemáticas; hay que dedicarle tiempo, tomar bien las medidas del espacio y hacer que tenga sentido, ya no solo que sea acorde a tus necesidades, sino también que encaje con tu estilo.

 

En el blog de hoy te hablamos de algunos trucos para conseguir un recibidor que deje sin habla a tus visitas.

No abarrotes el espacio

No es buena idea querer llenar el recibidor de muebles y complementos que lo recarguen en exceso, sea de las dimensiones que sea, pues conseguirás que el espacio sea mucho más hostil, ya que no podrás circular con libertad. Por eso te recomendamos que elijas los muebles imprescindibles y que sean sencillos. Y más si cuentas con un recibidor pequeño, como la mayoría de los mortales.

 

La clave está en no saturar el espacio con demasiadas cosas. Lo mejor es elegir dos o tres piezas interesantes que aporten personalidad al ambiente, con colores que funcionen dentro de una gama cromática que hayas escogido para tu casa con el objetivo de conseguir crear un ambiente armónico. Puedes colocarlos sobre una consola, en una mesita o en otro tipo de mueble como un zapatero, por ejemplo.

Muebles funcionales que favorezcan el orden

El recibidor es un espacio en el que es fácil caer en el caos y el desorden. Y es que al llegar a casa dejamos las llaves en cualquier sitio y los zapatos por todo el medio y, como no, luego toca recoger. Por eso es importante pensar en elementos que nos ayuden a favorecer el orden en la entrada de casa. El recibidor tiene que ser el equilibrio perfecto entre lo estético y lo práctico.

 

Existen múltiples soluciones para cada necesidad, desde consolas con cajones para las cosas más pequeñas, hasta un sinfín de percheros para colgar el abrigo. Si cuentas con espacio para hacerlo, te recomendamos optar por muebles a medida en los que guardar los abrigos, bolsos y zapatos del día a día. Puedes incluso incluir en el diseño una bancada en la que poder ponerte las zapatillas, tal y como te enseñamos en las imágenes. 

El recibidor es el reflejo de tu hogar

El recibidor es la presentación de tu hogar, pues es lo que uno ve primero. Una forma genial de diferenciar tu recibidor del resto es decorarlo con un mueble o elemento especial. Puede ser una cómoda de herencia, un banco de alguna tienda de segunda mano o algún elemento decorativo efecto vintage, como los jarrones que vemos en las imágenes. Exponer estas joyas en la entrada es la mejor manera de darle a este espacio un toque único y especial.

Que no falte un espejo

El espejo no solo es el complemento perfecto para echar un último vistazo a lo que llevas puesto antes de salir a la calle, también es un elemento que resulta de lo más decorativo, gracias a la inmensa cantidad de modelos y estilos tan especiales que puedes encontrar. Las últimas tendencias proponen los espejos con formas orgánicas de diferentes materiales.

 

Sea como sea, un espejo aporta sensación de amplitud, por lo que es el perfecto aliado para recibidores de menor tamaño, ya que te ayudarán a potenciar la luz de la estancia y con ello dar mayor sensación de amplitud y profundidad.

Written by: Marta Peralta