Consigue un salón invernal y acogedor, perfecto para la época del frío

Llegas de la calle con la cara y las manos heladas, entras en tu salón acogedor y envolvente… ¡qué sensación más placentera! Te tumbas en el sofá, te envuelves con un manta y notas cómo tu piel se va calentando poco a poco. ¡Estás en casa! Y es que nuestro hogar es el mejor refugio contra el frío, la lluvia y el viento, por eso es muy importante crear una atmósfera acogedora y cálida. 

 

Si quieres aumentar la calidez de tu salón, no te pierdas estos consejos. Te contamos cómo conseguirlo y cuáles son las claves para conseguir un salón apropiado para el invierno. Pero antes de hacer, es muy importante tener en cuenta algunos aspectos para conseguir que nuestro hogar sea más cálido: las alfombras y el textil.

 

Dicho esto, te damos algunos consejos para crear un salón cálido y confortable. Toma nota y conviértelo en el mejor lugar en el que puedas refugiarte este invierno.

Apuesta por el blanco y colores neutros

Si quieres crear una atmósfera acogedora en tu salón, decora el espacio con tonos suaves e introduce, de manera sutil, materiales con textura para aportar carácter al espacio. El blanco es un color versátil que puede llegar a ser acogedor y envolvente si se combina con textiles que abrigan y con materiales cálidos, como la madera. También los tonos claros son para el invierno.

 

No renuncies a los tonos claros cuando bajan las temperaturas; añade materiales que sumen calidez, como madera, y deja que el color blanco suavice su efecto.  

Viste el salón con textiles que aporten calidez

Una forma rápida de actualizar un salón es utilizando los textiles cálidos, que inviten a pasar más horas en el salón. Cambia el plaid y los cojines de lino por mantas y fundas de textiles más gustosos y cálidos para esta época del año, como la lana o el algodón.

 

Y es que los textiles son clave en decoración, sobre todo las mantas en esta época de frío. Es tiempo de tenerlas a mano para echárselas por encima. Por eso, déjalas a la vista en el reposabrazos del sofá, en la butaca o dobladas en un cesto. Con respecto a los cojines, apuesta por tonos y estampados invernales para aportar esa calidez de la que tanto hablamos.

Las alfombras harán de tu salón un lugar acogedor

Las alfombras de lana siempre son una buena opción. Y es que el calor tiende a subir y el suelo se queda más frío. Por eso, una buena opción para abrigar la casa y que guarde más el calor es poner alfombras. Su temperatura siempre será superior a la del suelo.

 

Viste el suelo de tu salón sin renunciar a la calidez y el confort de la. La lana, como muy bien sabemos, es una fibra natural con numerosas propiedades que la hacen perfecta para nuestro hogar. Su calidez y elevado confort en la pisada la hacen ideal para decorar cualquier espacio. Además, las posibilidades son infinitas gracias a su polivalente atractivo. Sin lugar a dudas una opción de la cual no te arrepentirás.

La iluminación, un extra de calidez

En invierno, cuando las horas de luz natural se reducen, es importante crear una atmósfera relajada y cálida al encender las luces de nuestro salón. La luz se convierte en la protagonista, pues con ella se consigue crear un ambiente muy de invierno. Te recomendamos escoger bombillas de luz cálida para crear un ambiente acogedor.

 

Y que no falten las velas encendidas. Colócalas en lugares estratégicos de tu salón para que alumbren el salón. Imagínate: sofá, manta, Netflix y solo las velas encendidas… ¡muy de invierno!