Decora las paredes de tu casa con molduras

Por lo general, al oír hablar de molduras, lo primero que se nos viene a la cabeza es la típica casa de estilo renacentista y clásico. Y es que, durante mucho tiempo este tipo de toques decorativos desapareció de las casas para dar paso a paredes y techos más rectos. El minimalismo se impuso. No obstante, actualmente han ido evolucionando hasta hoy, que están consideradas como un elemento más para decorar las casas actuales.


Las molduras permiten crear paneles de pared o marcos en paredes y techos. Ofrecen combinaciones infinitas para lograr espacios encantadores. Y es que, sus líneas rectas, sus diseños geométricos y los juegos de alturas escalonadas realzan techos, rodapiés y paredes. Además, lejos de lo que muchos puedan pensar, son fáciles de instalar y también son bastante económicas.


Las molduras tienen doble función, y es que pueden ser un elemento constructivo, pero también se pueden conseguir efectos decorativos geniales: realzar puertas y ventanas, enmarcar cuadros o un elemento que quieras destacar, etc. Pero, sobre todo, potencian la profundidad del espacio y visten el ambiente, aportando una gran riqueza decorativa.


Existen infinidad de modelos de molduras, desde los más sencillos, tipo listón liso, hasta los más elaborados con un sinfín de florituras. Dependiendo del estilo de decoración que quieras darle a tu hogar, puedes elegir entre unas u otras. Y es que estas molduras quedan bien en cualquier rincón de la casa, desde pasillos, salones y comedores hasta dormitorios y baños.


En el blog de hoy, os damos algunas ideas de cómo decorar las paredes y/o techos de tu casa con las molduras.

Materiales más prácticos

Aunque las molduras tradicionales estaban hechas de escayola, hoy en día esta decoración de techos y paredes puede estar fabricado de materiales mucho más resistentes al desgaste y a la rotura. Estos materiales de los que os hablamos son el poliuretano o el poliestireno expandido, materiales que son fáciles de cortar y manipular, son ligeros y se instalan fácilmente.

Dales color

Las molduras decorativas pueden pintarse para crear diferentes efectos, ya sea del mismo color que el de las paredes, y así integrarlas en el espacio, o en un tono diferente con el objetivo de añadir dinamismo a la estancia.

Dividir las paredes

Uno de los recursos más usados es la de usar las molduras para paredes es la de dividirlas en dos, ya que no recarga los espacios; basta con añadir una línea de división entre la parte superior e inferior a través de una moldura sencilla.

 

Esta moldura divisoria hace que se marquen dos zonas, las cuales se pueden reforzar pintando cada una de un color diferente o añadiendo color pintado en una de las zonas.

Techos con más glamour

Las molduras también pueden colocarse en el techo. Con ellas, se puede llegar a conseguir techos originales y con un toque personal. Además, son capaces de crear ambientes con aire señorial y aportan un poco de dinamismo si cuentas con una decoración sencilla en tu vivienda.

 

Las opciones son muchísimas, desde las molduras más sencillas, hasta las más ornamentales, y siempre se puede añadir un rosetón en la parte en la que se colocan las lámparas, lo que aportará carácter a tus techos.

Con luz incorporada

Las molduras tipo cornisa pueden ser estupendas para incorporar una iluminación perimetral e indirecta con fines decorativos. Estas luces indirectas lograrán crear espacios mucho más cálidos y acogedores. Además, no es lo único que ocultan: estas molduras pueden hacer desaparecer el cableado, por lo que puede servir como alternativa para no tener que bajar tanto los techos y esconder las instalaciones nuevas.