Dónde colocar espejos en tu hogar

Los espejos son accesorios decorativos que pueden añadir un plus estético a tu casa llenándola de un toque personal. Pero ya no solo eso; también se emplean por su funcionalidad. Y es que son capaces de crear más luminosidad y amplitud en un espacio, pues son capaces de engañar al ojo y hacerle ver que el espacio es más espacioso.

 

Además, según el Feng Shui, los espejos son grandes dinamizadores de espacios. Y es que este elemento decorativo tiene una potente función energética, ya que es capaz de duplicar la realidad aumentando así la energía del espacio donde se coloque.

 

En este blog, te aconsejamos dónde colocar espejos en tu hogar para que este transmita sensación de luminosidad y amplitud y para hacer que la energía positiva fluya por todos los rincones.

Un espejo de cuerpo entero

Los espejos de cuerpo completo ayudan a la comprensión de nosotros mismos, a ver nuestra vida con una perspectiva más positiva e incentivan un estado emocional más positivo, lo que ayuda a mejorar el ambiente del lugar.

 

Por eso, no pongas espejos de cuerpo entero únicamente en el dormitorio o en el vestidor; sé creativo y colócalos en zonas estratégicas de tu hogar para sorprenderte a ti mismo.

Espejos pequeños

Colocar espejos pequeños decorativos sobre un mueble es siempre buena opción, pues ayudan a elevar la decoración del lugar sin ocupar tanto espacio. Por otro lado, aportarán al espacio toques de luz perfectos con lo que crear un ambiente cálido y acogedor.

 

Además, según el Feng Shui, si colocas un espejo en dirección a algún problema que tengas en tu hogar, ya sea un vecino conflictivo o vivir en una calle ruidosa, protegerá  el espacio y devolverá el problema a su lugar de origen.

Espejos que reflejen detalles únicos

Gracias a que los espejos son grandes dinamizadores, se cree que ayudan a que la energía fluya; todo esto según el Feng Shui. Por este motivo, es importante que, cuando coloquemos cualquier espejo, intentemos que aquello que refleja sea único e inspirador, tanto a nivel del espacio como a nivel de las actividades que se realizan en ese espacio, de esta manera se potenciará a buena energía del lugar.

Espejos en el recibidor

Uno de los lugares más recomendados para instalar un espejo es en la entrada de tu casa; así puedes echarte un último vistazo antes de salir a la calle. Si quieres un espejo en el recibidor, te recomendamos ponerlo en un lateral y no enfrentado a la puerta de entrada, ya que, según el Feng Shui, la entrada es el lugar por donde la casa absorbe la energía y, si colocas un espejo en frente de la puerta, la energía rebotará en cuanto entre y se irá por donde ha entrado.

 

Además, si tu recibidor tiene un pasillo largo y estrecho, puedes darle amplitud al espacio colocando algún espejo a modo de decorativo.

Espejos en el dormitorio

Los espejos dentro del dormitorio pueden ser muy convenientes, pero hay que tener cuidado de no ponerlos directamente frente a la cama. Y es que, según la filosofía del Feng Shui, si colocas un espejo frente a la cama o sobre ella, al verse uno mismo reflejado, el cerebro no descansa igual de bien y puede afectar a las fases del sueño.

Espejos en el salón-comedor

Los espejos ayudan a multiplicar la luz y a agrandar el espacio, sobre todo en salones pequeños. Además, ayudan a potenciar la energía positiva y alejar los problemas, pero es importante que su reflejo sea de algo agradable.

 

Colocar un espejo en la pared del sofá ayuda a crear una nueva ventana en tu estancia, lo que ayudará a crear un ambiente con más profundidad, luminosidad y sensación de espacio.

 

Puedes poner también un espejo en la pared de tu comedor. Eso sí, procura no colocarlo a la altura de los ojos, pues será difícil concentrarse en una conversación si la persona enfrentada al espejo se mira constantemente.