El blanco: el color protagonista en decoración

Existe una gama extensa de colores para elegir a la hora de decorar nuestras casa, pero acabamos por escoger el blanco para todo. Y es que es un color que aporta amplitud y luminosidad al espacio y es muy versátil.

 

El blanco es, en realidad, la ausencia de color aunque también la mezcla de todos los colores. Y es precisamente por eso por lo que combina bien con todos los tonos, desde los más oscuros a los más claros, con diferentes efectos.

 

El color blanco tiene muchos significados dependiendo de la cultura en la que esté presente. En el mundo occidental, el color blanco está ligado a términos como  pureza, orden, inocencia, bondad  y por supuesto limpieza. Además es conocido por generar sensaciones de calma y sosiego. En cambio, en pases orientales se utiliza el color blanco en los atuendos para asistir a un funeral o cuando se está de luto. Así que en esta cultura, el blanco está relacionado con la muerte.

 

En el blog de hoy te hablamos de algunas ventajas que tiene el color blanco en la decoración. Da igual si es puro o roto, el color blanco sigue siendo uno de los protagonistas en la decoración y se ve cada vez más en el mundo del diseño.

El color blanco aporta luminosidad

Una de las ventajas más beneficiosas de utilizar el color blanco en decoración es su capacidad de brindar un efecto de luz en cualquier estancia, ya sea en espacios amplios con ventanales grandes o en casa pequeñas con poca iluminación. El blanco refuerza esa sensación de luminosidad aportando vitalidad, confort y bienestar.

 

Y es que el blanco es el color que más luminosidad emite, ya que recoge y refleja todas las longitudes de onda del espectro visible en un único haz de luz. Por eso el color blanco consigue captar la luz natural y multiplicarla -porque es un color que refleja-.

El color blanco es versátil

El color blanco es el más versátil en la decoración, pues se puede combinar con una infinidad de colores. El blanco funciona en todas partes. Además es apto para utilizarlo en cualquier estilo decorativo gracias a su capacidad de unificar ambientes.

 

Sin embargo, para nosotras la combinación más elegante del blanco es con él mismo. No solo es tener una pared de color blanco, con este tono puedes experimentar y que ilumine toda la casa. Prueba de ello son los ambientes que te enseñamos en las imágenes. Las estancias monocromáticas en color blanco crean ambientes modernos y muy sofisticados.

El color blanco combina con todo

El color blanco continúa siendo el rey de la tendencia en decoración para el hogar gracias a la versatilidad y a la luminosidad que aporta a cualquier estancia, además de su capacidad de generar amplitud y sensación de limpieza. Ya hemos visto que combinarlo con él mismo es una apuesta segura, pero también puedes combinarlo con otros tonos.

 

Y es que el blanco es un tono que no te defraudará; es un acierto seguro ante la decoración de cualquier espacio y puedes adaptarlo en cualquier estancia, ya sea usándolo en toda la estancia o de fondo, tal y como te enseñamos en estas imágenes. El blanco combina muy bien tanto con los colores cálidos, como con los colores fríos.

El color blanco aporta amplitud

El color blanco es idóneo para aquellas casas en las que se necesita ampliar visualmente los espacios, ya sea por su pequeño tamaño o porque hay muchas paredes divisorias. Por eso te recomendamos que optes por pintar las paredes de cada estancia en blanco y usar mobiliario neutro para poder crear un ambiente de equilibrio, armonía y serenidad. En el caso de querer añadir tu toque personal a través de alguna pincelada de color, te aconsejamos que lo hagas a través de pequeños complementos o textiles como cojines, mantas o cortinas.

Written by: Marta Peralta