Los espejos, el elemento decorativo que aporta luminosidad

Colocar espejos de forma estratégica en tu casa es una de las mejores formas de crear espacio y luz. Un espejo refleja la luz, crea una sensación de mayor profundidad y, con ello, la percepción de encontrarse en un lugar más amplio. Y es que, a través de ellos, se pueden crear efectos visuales por medio de la luz, lo que hará que la luz se refleje y rebote en toda la habitación.

 

Los espejos pueden transmitir de una forma muy sencilla el reflejo de un buen estudio del espacio. Para ello, existen un sinfín de posibilidades en cuanto a su estilo, ubicación y tamaño.

 

Como dijo Magda Martínez, directora de estilismo de la revista El Mueble: «los espejos son una apuesta segura. Son un excelente truco para llevar la luz ahí donde más falta hace, también dan perspectiva y ayudan a ampliar el espacio. Me gustan especialmente los que se ven únicos, con un marco dorado, con cuarterones o son de herencia…».

Tamaño

Cuanto mayor es la estancia, mayor puede ser el espejo y viceversa. Muchas veces se nos olvida tener en esto en cuenta cuando vemos espejos imponentes y, una vez que lo colocamos en su sitio, convierte el espacio en uno cargante.

 

Si el espacio al que vas incluir un espejo es amplio, opta por un espejo XXL. Se puede apoyar en el suelo aunque, para más seguridad, fíjalo de algún modo por la parte superior.

Ubicación

Es mejor colocar los espejos cerca de ventanas, pero nunca frente a una pared lisa, ya que se perderán todas las ventajas que puede tener este elemento decorativo. Si el espacio carece ventanas, intenta que el espejo refleje algo atractivo a los ojos, como una planta, ya que dejará entrar en la casa la energía vibrante de algún elemento positivo.

 

Colocar espejos en las estancias pequeñas de tu hogar es siempre una buena alternativa, ya que aportará luminosidad y  aparentemente duplica el tamaño de la zona, creando una ilusión de espacio y profundidad. Una estancia en la que habitualmente se colocan espejos es el cuarto de baño, no solo porque ayuda a la hora de tu higiene personal, sino porque aporta luz y amplitud al espacio (Ver blog: Tendencias de 2021 para tu baño). También es buena opción colocar un espejo en el recibidor, ya que hace que el espacio se agrande, se ilumine y se haga más agradable a nuestra percepción visual.

Estilo

El color, la presencia o no de marco o el grosor del espejo son algunos de los aspectos que se tendrán que tener en cuenta a la hora de escoger el diseño de espejo perfecto. Otro aspecto a tener en cuenta es el material del que está hecho el espejo. Si tu estilo es el clásico, opta por espejos con marco de gran presencia; si lo tuyo es el rústico, juega con la madera o si prefieres el industrial, el metal es tu material. Si no sabes el estilo que te define, hecha un vistazo a nuestro post, Diez estilos para tu hogar, para descubrir cuál de todos ellos te define.

Una alternativa, que nunca viene mal, es colocar un espejo de cuerpo entero en el dormitorio con el fin de vernos enteros una vez estamos vestidos. Si esta habitación no es grande, puedes optar por colocarlo en el armario.

 

Una de las últimas tendencias que se está viendo es colocar espejos a modo mural o los espejos con cuarterones en estancias como el comedor o el salón. Colocado en vertical te ayudará a ganar sensación de altura. En horizontal, puede ensanchar un espacio. Además, se pueden colocar en frente del ventanales para que la luz rebote e inunde la estancia.