Formas de diseñar un vestidor

Visualiza esta situación: te has dormido y cuentas con el tiempo justo para salir de casa e irte a trabajar. Mientras te duchas, piensas qué vas a ponerte para ahorrar tiempo. Lo tienes claro. Sales del baño dispuesta a vestirte, pero no encuentras en el sitio donde debería estar el vestido por el que te habías decidido. En ese sentido, la opción de contar con un vestidor garantiza tener ropa y complementos centralizados, ahorrando además un tiempo precioso en el día a día.

 

Sin embargo, diseñar un vestidor no es tarea fácil, ya que son muchos los aspectos a considerar para lograr ese espacio útil, práctico y acogedor en el que vas a guardar tu ropa y todos tus accesorios y complementos. La clave está en pararse a reflexionar y no hacer las cosas con prisas, pero tranquila, aquí estamos para ayudarte. En el blog de hoy, te mostramos algunas formas de diseñar tu vestidor perfecto.

Determina su ubicación

Son muchas las razones por las que diseñar un vestidor merece la pena, ya que, además de ganar orden, organización y mucho tiempo por las mañanas, será un elemento perfecto que le dará a tu casa un valor añadido.

 

Por lo general, a la hora de planificar un vestidor se cuenta básicamente con dos alternativas: o bien destinarle una habitación entera, o bien aprovechar al máximo el espacio del dormitorio para poder destinar una zona concreta al vestidor. En cuanto tengas claro dónde vas a ubicarlo, podrás tomar medidas de la estancia y empezar a diseñar el vestidor de tus sueños.  Y es que, el diseño de tu vestidor estará estrechamente determinado por el espacio, pues, según sea el hueco en el que vas a plantearlo, más grande o más pequeño, será más práctico elegir una distribución u otra.

 

Una buena planificación te ayudará a diseñar un vestidor cómodo y ordenado. Por eso, antes de lanzarte al vacío y comprar, analiza la ropa que tienes y piensa cómo debería ser el vestidor para que la puedas guardar y almacenar de la forma más práctica posible. Por ejemplo, si tienes muchas prendas largas, como vestidos o gabardinas, destina gran parte del vestidor para ellas escogiendo módulos enteros para ellas; si cuentas con muchos accesorios, opta por un módulo con baldas donde poder colocarlos o si eres de coleccionar camisetas, considera colocar cajoneras donde poder guardarlas.

 

Te recomendamos planificar primero los cajones, seguido de las barras de ropa larga, la ropa corta y, por último las barras.

Vestidor con puertas

Guardar la ropa en un vestidor con armarios cerrados la protege del polvo y los ácaros, además de mantener de una forma muy sencilla el orden visual. Te recomendamos que, si el lugar en el que va a estar ubicado el vestidor es en tu dormitorio, optes por esta opción para que la habitación se vea siempre ordenada.

 

Las puertas correderas, resultan perfectas para aquellos vestidores que no son demasiado amplios, ya que ocupan menos espacio que las puertas abatibles, aunque las puertas abatibles son muy cómodas a la hora de abrir y cerrar, pero, como hemos dicho, necesitan más espacio.

Vestidor abierto

Elegir armarios sin puertas da sensación de amplitud y cuenta con la enorme ventaja de tener toda las prendas a la vista, además de ahorrarte algo de dinero, puesto que las puertas suelen tener un coste elevado. Si optas por esta alternativa, te recomendamos que seas lo más rigurosa posible con el orden, ya que toda la ropa estarán a la vista.

 

Otra de las ventajas de optar por un vestidor abierto es que facilita encontrar las prendas que queremos ponernos y no nos olvidamos de otras que no antes no solíamos usar. Por el contrario, y como ya hemos mencionado antes, las prendas están expuestas al polvo.

Burros y colgadores

Los burros y los colgadores se han convertido en mucho más que una solución práctica para colocar la ropa y en grandes amigos en épocas de cambio de armario, pues, además de tratarse de una pieza funcional, resulta ser también algo decorativo.

 

Puedes encontrarlos de diferentes materiales, desde metálicos hasta de madera, e incluso colores, por lo que pueden encajar a la perfección en cualquier estilo.