La importancia del textil para tener un hogar más cálido

Cuando hablamos de un hogar más cálido, nos referimos a un hogar acogedor, en el que apetece estar y en el que nos sentimos cómodos. Desde las cortinas hasta los detalles más pequeños de la vivienda, todo tiene su importancia y aporta su granito de aren para que llegar a casa tras un día duro, sea todavía más satisfactorio. Los diferentes textiles y texturas del hogar son un elemento imprescindible en la decoración de cualquier espacio. Gracias a ellos, vestimos las estancias con distintas sensaciones.

 

Por eso, vamos a darte algunos trucos para conseguir que nuestra casa sea todavía más cálida y acogedora y transmita de una manera especial el espíritu de todos los que viven en ella, haciéndola así única y diferente al resto.

Los cojines y su importancia en la decoración

El salón es uno de los rincones más importantes de la casa, ya que ahí es donde nos reunimos con la familia y se recibimos a nuestros amigos. Por eso, es importante que sea especialmente acogedor y cálido. Es más, imagina tu sofá del salón con cojines en diferentes tamaños. Ahora imagina ese sofá sin cojines ni elementos decorativos. Cambia la cosa, ¿verdad? Los cojines aportan una gran calidez a cualquier habitación, pero sobre todo al salón y al dormitorio.

Los plaids y las mantas: textiles imprescindibles

Un plaid es imprescindible en la decoración de tu hogar, un añadido que puedes incorporar de muchas maneras y que aporta esa calidez otoñal a cualquier estancia. Opta por tejidos suaves y resistentes y por colores que combinen con el espacio, ya sea por el contraste de tono o, por el contrario, que vayan en sintonía cromática con el resto de la habitación.

Crea un ambiente íntimo y acogedor en tu dormitorio gracias al textil

El dormitorio es un espacio muy personal en el que entra en juego el gusto de la persona a quien pertenece. Es por ello por lo que elegir los elementos decorativos de esta estancia es algo muy importante, como las colchas o las fundas nórdicas, con las que podrás añadir al espacio un toque creativo, elegante o desenfadado, según lo que cada uno guste.

 

Algo que también se debe tener en cuenta son las cortinas, una pieza fundamental de la decoración. Un truco para poder combinar mucho mejor los textiles de tu habitación está en que las cortinas sean en tonos lisos y neutros, lo que hará que puedas arriesgar vistiendo tu cama con  estampados y colores.

Textiles también para la cocina y los cuartos de baño

Es cierto que el cuarto de baño y la cocina dependen más que nada de los alicatados y de los muebles escogidos que de los textiles. Pero esto no quiere decir que no puedan influir en la decoración aportando su toque cálido a la estancia.

 

Juega con las diferentes combinaciones que se puedan hacer con el color de los muebles de la cocina o de los azulejos del cuarto de baño y consigue así darle a estas habitaciones más luz o una imagen un poco más sobria; todo depende de tu estilo.

 

Si tu cocina es grande y cuenta con una mesa para comer cada día, la elección de los manteles es importante. Estos aportarán un toque muy coqueto y que parecerá que todo esté preparado para disfrutar de una comida o de una acogedora sobremesa. Elementos como las cortinas, las toallas o los paños de cocina también ayudan a darle un pequeño cambio a la decoración.

 

Tampoco nos podemos olvidar del cuarto de baño. Las toallas de baño y las alfombras son los elementos textiles que van a dar calidez a esta habitación y que van a conseguir que tenga un toque muy especial.