Plantas de interior resistentes al frío

Cuando llega el frío pensamos en si merece la pena tener plantas. Y es que, con las heladas del invierno, pensamos que no sobrevivirán y preferimos esperar al buen tiempo. Sin embargo, hay plantas que son extremadamente fuertes y pueden soportar muy bajas temperaturas.

 

En este blog te desvelamos cuáles son esas plantas que mejor pasan estos meses de tanto frío; desde los helechos, que buscan humedad, hasta los Ficus. Porque en invierno también se puede trasladar la naturaleza en la decoración de tu hogar.

Plantas de gran tamaño

Las plantas de gran tamaño son una buena opción para decorar tu hogar. El Ficus es una planta que, aún sin tener flor, es preciosa gracias a sus hojas grandes verde oscuro y por su vena central en la parte trasera.  Tiene un follaje muy barroco, crece mucho y llena el espacio.

 

El Ficus es una planta que se adapta muy bien al clima mediterráneo y, si está bien cuidada, es muy longevas. De hecho, se encuentran entre las 20 plantas de interior más resistentes. Además, cuenta con más de 800 variedades; cada cual más bonita.

 

Un factor a tener en cuenta es que el Ficus crece muy rápido cuando es joven, por lo que es conveniente cambiarlo de maceta cada cierto tiempo y si no disponen de espacio suficiente para las raíces se puede estropear, ya que, cuando son jóvenes, crecen muy rápido. Por eso, es recomendable trasladar el Ficus a otra maceta un poco más amplia cada dos años aproximadamente.

Plantas trepadoras y con flor

Si eres más de plantas con flor, te recomendamos el lirio de la paz. Esta planta se vende en varios tamaños y colores. Es la llamada “flor para los principiantes”, pues, no solo es duradera y resistente; sino que también se puede convertir en la pieza central de una casa. El crisantemo, la camelia, el jazmín, la campanilla, el brezo y el entrañable acebo son plantas de invierno que también podrás tener perfectamente, ya que son muy resistentes al frío y a la sombra.

Este año también estarán de moda las plantas trepadoras, como la Raphidophora, que adquiere una calidad espectacular cuando comienza a trepar. Sus raíces aéreas se adhieren a lo que encuentran a su paso para estabilizar el crecimiento de la planta. Esta planta es muy parecida a la Monstera, es más, se le conoce como “Mini Monstera”, pero es más compacta y funciona genial en apartamentos pequeños.

 

Eso sí, cuando se llevan a casa plantas y flores de fuera, debemos recrear lo que se vería desde el exterior, para así adaptarlas a nuestro entorno y que crezcan sanas y con normalidad. Incluso puedes guiar las plantas enredaderas con ganchos o utilizarlas para enmarcar una ventana de tu casa y crear una sensación de jungla.

La planta del año: el helecho

Aunque no da flores, el helecho es una de las plantas de invierno más conocidas y que mejor quedan en todo tipo de espacios. De hoja perenne, es muy tupida, con frondas largas de un verde muy relajante y cuelgan con elegancia.  El helecho crece normalmente en climas húmedos y destaca por las alargadas hojas que llegan a medir un metro de longitud.

 

Este tipo de planta es una opción perfecta para decorar interiores, pues precisa de poco mantenimiento y va bien como planta colgante en uno de los lugares centrales de la casa. La mejor ubicación es en el comedor cerca de la terraza o de las vidrieras que tengamos porque necesita de los rayos solares y es mejor que esté alejada de las corrientes de aire.