Prepara tu casa para el verano

Con llegada del buen tiempo, apagamos la calefacción y quitamos el nórdico de nuestra cama con el objetivo de preparar la casa para el verano. Y es que, al igual que hacemos cambios en nuestro armario, nuestra casa también los necesita.

 

Esta época del año abre un abanico de posibilidades y nuevas tendencias que no puedes dejar de lado. Por eso, en el blog de hoy, te damos algunos consejos para preparar tu casa para el verano.

Materiales naturales y maderas claras

No hay nada que ofrezca más sensación de calidez y hogar que lo natural, y para eso, la madera es la reina. La madera, sobre todo clara, como el bambú o el roble, lleva siendo la protagonista en el interiorismo varias temporadas.

 

Es un material que se puede incluir de numerosas maneras, ya sea en el mobiliario o en el revestimiento de paredes y suelos. Este verano, la tendencia van a ser los muebles de madera, dotando al hogar de esa calidez que tiene el verano. Cada vez se crean más muebles con elementos en madera, y es que esta tendencia está en pleno auge y no parece que vaya a terminar pronto.

 

Además, se podrá combinar perfectamente con otra tendencia que también hemos visto anteriormente, como son los materiales y las texturas naturales, como alfombras de yute, cestos de mimbre o mantas de lana. Puedes llenar cualquier habitación de madera, telas y fibras naturales; tendrás una estancia cálida y acogedora.

Da la bienvenida al color

Los colores del verano también pueden estar presentes en nuestro hogar dándole luz y dinamismo a las habitaciones. Usa colores que recuerden a la playa, la piscina o la naturaleza con el objetivo de llevar un poco de todos esos lugares a tu hogar.

 

El color arena es un todoterreno y atemporal y, en función de con qué colores y materiales lo combines, tiende más a beis o a tostado. Es un color que destaca por su vínculo con la naturaleza, de ahí que quede a la perfección con los muebles de madera, suelos de barro, fibras vegetales o tejidos naturales.

 

El color arena está lleno de matices, lo que le otorga la neutralidad necesaria para combinarse con tonos rojizos, verdosos u azulados. El color terracota, por ejemplo, es perfecto para combinar con el color arena, que tanto está en tendencia, ya que el color terracota es un color con mucha fuerza y presencia, por ello es aconsejable combinarlo con otros tonos que lo suavicen.

Renueva los textiles

Da un nuevo aspecto a tu casa cambiando los textiles más pesados por tejidos más ligeros, frescos y coloridos. Puedes empezar por liberar las ventanas de las cortinas opacas que te aislaban del frío y reemplázalas por unas con materiales más livianos, como el lino, que dejen pasar la luz natural al espacio.

 

También es época de decir adiós a las mantas gruesas y los cojines con tejidos pesados y escoge materiales ligeros y fluidos para vestir tu dormitorio y el salón. Cambia los cojines de pelo por modelos de algodón, las alfombras de lana o pelo por otras de fibras vegetales, como las de yute, y adapta la ropa de cama al buen tiempo, con sábanas y fundas de lino o algodón.

Mucha naturaleza

Las plantas pueden ser el elemento perfecto para añadir además frescura al ambiente y regular la temperatura ambiente. Y es que, además de ser un elemento decorativo, aportan muchas ventajas a nuestra salud, como depurar el aire o reducir la cantidad de polvo. La Lengua de Tigre, Areca Palma, Árbol de Caucho, Lazo de Amor y Helecho de Boston son plantas capaces de absorber el calor.