Cinco trucos deco para trasladar el mar a tu hogar

El mar ha fascinado al ser humano desde que tenemos memoria, y de hecho, ¿no es acaso el sonido de sus olas el que evocamos cuando queremos relajarnos? El mar nos evade del estrés y de nuestras preocupaciones del día a día. Por eso, hoy queremos proponerte cinco trucos deco para trasladar el mar a tu hogar. Este verano, deja de llevar el trabajo y el estrés a casa y llévate el mar.

 

Si tu casa no te transmite ese bienestar y tranquilidad que necesitas durante tus vacaciones, tal vez sea una buena idea plantearte un pequeño cambio a nivel decorativo: los colores, los muebles, las texturas, la luz, la terraza y pequeños elementos de decoración son claves para conseguir ese ambiente agradable y relajado que te ayude a vivir una experiencia mucho más memorable de tus vacaciones.

Conecta con la naturaleza

Las vacaciones de verano son la excusa perfecta para recibir mucho más aire fresco y luz natural. Sin duda, disfrutar mirando el mar a través de una ventana, así como ver llover o asomar los rayos del sol es algo que nos conecta con la naturaleza.

 

Para integrar la naturaleza dentro de nuestras casas podemos incorporar plantas en cualquier rincón. Y es que, como hemos dicho en anteriores blogs, aportan un ambiente acogedor, dan un toque de estilo al lugar y ayudan a purificar el aire e incluso a reducir el estrés. El uso de materiales naturales también tiene ese efecto en nuestra sensación de bienestar.

Multiplica la luz natural

La luz natural influye de manera positiva en nuestro estado de ánimo y nos genera más ganas de salir y disfrutar de ella. Por eso es importante proporcionar una adecuada iluminación en nuestra casa y aprovechar todos los beneficios de recibirla en verano. Ver: Cinco trucos para aprovechar la luz natural.

 

Muchas veces basta con cambiar la distribución de los muebles, dejando que entre la mayor cantidad de luz natural posible desde las ventanas. Además, podemos maximizar la luz colocando espejos y usando colores claros; así, las habitaciones parecerán más grandes, tal y como veíamos en nuestro blog: La luz artificial: la mejor aliada para conseguir el efecto que deseas en tu hogar.

El mar, muy presente

Si te gusta el aire mediterráneo de las típicas casa situadas junto al mar, una buena opción es decorar todo en blanco, lo que te ayudará a incrementar la luz natural y a aportar un aire fresco y veraniego, que es lo que luce de manera especial en una casa de playa. Basta con pintar de blanco techos, paredes y puertas, y por supuesto, complementar con muebles de fibras vegetales, texturas naturales (alfombras, puffs de sisal o yute) y jugar con la variedad de azules que evocan el mar, la frescura de la brisa marina y potencian la luminosidad del blanco.

Comedor al aire libre

Es importante cuidar la estética de toda tu casa, dentro y fuera. Por eso, decora la mesa de tu terraza con flores frescas, vajilla artesanal con motivos multicolor, manteles de lino estampados o lisos, cojines con estampados alegres, vasijas de vidrio hechas a mano… Te subirán el ánimo y te sentirás genial. Los colores: azules, verdes, turquesas y blancos para hacer vida cerca del mar.

Traslada el verano a tu dormitorio

La sensación de calma y tranquilidad es primordial, así que decora tu dormitorio como si estuvieras en un hotel de vacaciones: almohadones grandes, fundas y sábanas de lino en tonos frescos y calmados y no recargues la estancia con demasiados muebles. Puedes también colocar una mosquitera para conseguir esa estética vacacional y ahuyentar a los mosquitos.